ROSENDO BOIXAREU


 

ROSSEND BOIXAREU I GORDO

Por Víctor Del Val

1. SUS PRIMEROS AÑOS

 

Nació, hace unos cuarenta años, en La Pobla de Segur. Sus padres Rossend Boixareu i Civís y Pepita Gordó, vivieron en la calle  del Raval y, dos años más tarde en las casas del Pon, nuestro pintor aún vive con su madre viuda. De joven se apasiono por el dibujo. Aún guarda sus dibujos de los cinco y seis años también libros y cuadernos de bachillerato llenos de dibujos. Se lo pasa bien pintando y mirando sus maestros consagrados que vienen durante el verano a La Pobla de Segur.

En su época de adolescente se recrea dibujando paisajes de La Pobla de la Costapera y del Pont de Claverol. Pero si se le hace difícil aun dedicarse profesionalmente a la pintura de "pincel fino", es porque tiene que aprender un oficio. Escoge Maestro Industrial que termino en Lleida.

Ahora recuerda lo que le decía su gran amigo Francisco Roca: "En el mundo de la pintura es como en la iglesia, hay un papa que es Picasso, hay unos cardenales, Miró, Juan Gris, Dalí y unos obispos, que pasando el tiempo serán cardenales Vázquez Díaz, Rusiñol, Benjamín Palencia, Monpou, Mallol Suazo y Miquel Villà".(1)

La Pobla de Segur ha tenido la suerte de ser pintada por Mallol Suazo y Ignasi Mundo, y hoy en día aún cuenta con la presencia del gran maestro Miquel Villà.

La pintura se había agrupado alrededor de círculos o grupos de diferentes tendencias: "L´escola de Vallecas" organizada por B.Palencia, el grupo "Pórtico" de Zaragoza, el grupo "Dau-Al-Set" a Barcelona...

A La Pobla de Segur encontramos dos escuelas de pintura, dos estilos: Miquel Villà y Enric Porta. De la escuela de Enric Porta son miembros destacados los pintores pallaresos: Joan Subirà, Jordis, Francesc Fontelles, Esteve Deulofeu, Daniel Ramoneda, etc. De la escuela o estilo M. Villà tenemos: Angel Boixareu, Rossend Boixareu, Gustau Chalamanch...

 

2. DEL PARO A LA PINTURA.

 

El tránsito del franquismo a la democracia lo cogió estando en paro. Sale a pintar con Ángel Boixareu, un pariente lejano que comparte su gran afición a la pintura con un negocio de maderas. Su primera salida fue en el Pont de Claverol. Era la primavera de 1976. Mediante Àngel Boixareu, aquel verano conoció a Miquel Villà, y juntos pintan todos los días de aquel y otros veranos. Recuerda con afecto que la gente de Erinyà nombra una curva, frecuentada siempre por artistas, "la curva de los pintores". A partir de aquel verano, su trabajo pictórico es llevado con un afán frenético porque quiere demostrarse a si mismo y a los otros que es todo un pintor. Polariza su vida en la pintura y pinta las 24 horas, hasta llegar al punto, que ni en sueños deja el pincel. Los veranos de 1977, 1978, 1979,1980, 1981, 1982,1983 los recordara siempre como años de estudio con Àngel Boixareu i Miquel Villà.

Rossend Boixareu tendrá la suerte de aprender a pintar tal como lo hacían antiguamente los pintores medievales i del Renacimiento, que acompañaban a un maestro consagrado de la pintura, que de manera casi artesanal, les enseñara la técnica para prepararse y realizar un cuadro.

De esta manera adquiere una sólida formación académica fuera de las academias de Bellas Artes, con la ayuda de este insigne pintor.

M. Villà ejercerá sobre nuestro pintor una considerable importancia técnica y emocional. Asimila su propio estilo en una misma expresión y forma. A pesar de todo, la materia y el color, al mismo tiempo quiere extremada elegancia y sensibilidad en orden compositivo, se va            en unos extremos más dulces que no restan invariables y evolucionan poco a poco; un poco como la representación de una personalidad        y  vigorosa.

Su proceso formativo, su aprendizaje, su don, el oficio y de la técnica, que es a base de un buen pintor, los ..........este gran pintor de La Pobla, aún poco reconocido en el pueblo. (2)

 

3. LA MEDALLA MORERA

 

En el 1978 se presento al "Premi Biennal de Pintura Medalla Morera" instituido por la Diputación y el Ayuntamiento de Lleida.  El cuadro era el número 26 y se titulaba "La Pobla de Segur". Con mucha ilusión  espera los resultados. Seria su confirmación.....?

No gano. Este pequeño fracaso se vio compensado en la venta frecuente de sus cuadros, generalmente flores que pintaba en tablas que pedía a su padre para ahorrarse las telas.

Aún pasando tres años hasta su primera exposición individual. " Si vendo, le gusta al público. Pero es buena mi pintura.". Acepta con ilusión todos los consejos y teorías que le da el sr. maestro M. Villà. Busca  que su pintura sea moderna y bella...

Se siente satisfecho con aquellos primeros óleos de manchas en general se ven los objetos sin dibujarlos, sólo pintados; le gusta que se vean todos sin que se vea ninguno totalmente, y todo consiguiendo el único soporte del color.

Nadie no es original, todos tenemos nuestros maestros, a los que imitamos conscientemente e inconscientemente de la influencia de M. Villà en estos primeros años.

Si miramos atentamente los cuadros de esta época, observamos el desarrollo de su desenfrenada carrera en la busca de un nuevo camino insólito originalidad que pueda consolidar su auténtica personalidad.

Las muestras colectivas hechas en el Comú de Particulars exponen unas tendencias parecidas: los "estilos" Porta y Villà, tan iguales y tan diferentes que conllevan a romper los viejos moldes y en busca decididamente uno de nuevo y sólido que los sustituye, pero sin prescindir de los trozos rotos, porque la técnica apresa la satisfacción.

Todo es un intento, una búsqueda, un experimento para encontrar un lenguaje válido para expresarse en un idioma renovado, no tanto en la técnica o en los temas, sino en la concepción  total de ambos componentes: elegancia i sencillez, armonía,  sobriamente equilibrada y absoluto dominio de la técnica que ponen a probar  la validez de su  formación y la mesura de su talento de pintar.

M. Villà se ha dicho muchas veces: " Evoluciona sin darse cuenta, no hace falta forzarlo".

Los años que van de 1976 a 1980 son años de trabajo febril .

El es consciente que un pintor necesita una dedicación constante y sin reservas es preferible pasar estrechamente antes de compartir su que hacer artístico con cualquier actividad que, si bien supone un respiro en su problema doméstico, en el menor, al estar soltero, hubiese limitado esta dedicación exclusiva que el arte exige.

 

4. HA ENCONTRADO SU CAMINO.

 

Pintar con afán,  sin prisas y sin pausas, con esta expresión, reconcentrada y aparentemente lenta con la cual siempre trabaja. Estudia el cuadro, elabora una a una cada pincelada, tiene cura de la composición, mesura las masas y los valores cromáticos, observa de lejos con ojos medio cerrados y mueve el pincel como si de un instrumento quirúrgico se tratara. Así va, poco a poco, apilando cuadros sobre las paredes de su amplio estudio.

Ahora vive plenamente dedicado a su obra. Tiene, como todo artista verdadero, momentos de inseguridad en los cuales llega a dudar, de el mismo, de si vale la pena continuar. Pero una y otra vez, se rehace y continua porque  sabe que para el pintar es como vivir.

Se enfrenta a la soledad del cuadro intentando reflectar en el su verdadera dimensión de artista. Traslada a la tela las formas y los colores que llaman su atención.

Es posible ser sólo pintor? Es posible, hoy y en este pueblo , vivir de la pintura? El sentido común le dice que la mayoría de pintores se rinden. Los momentos depresivos y eufóricos se sustituyen. La pintura absorbe y quiere demostrar que no se ha confundido de camino.

 

5. EXPOSICIÓN INDIVIDUAL.

EL PRIMER MOMENTO DE LA VERDAD.

 

La primera exposición la realiza el 30 de marzo de 1980 y la clausura el 6 de abril. Fue un gran éxito de público, paso toda Pobla, y lo vendió todo. Su mayor secreto de ambición era pensar que su padre se sentiría feliz cuando asistiera a su primera exposición. Desearle poder ofrecerle la satisfacción de aquel pequeño triunfo que le compensaba la confianza que había depositado en él. Sentía por su padre un enorme afecto, un sentimiento de profundísima admiración, un poco como una devoción como nunca no he vuelto a sentir por ninguna persona.

En finalizar aquella exposición resucita también Francesc Roca, mercante de pintura que quiso quedarse con todos los cuadros de la exposición, cuando aún tan sólo lo conocía de vista.

A pesar de todo que aún estaba en el abecé, sorprendió la plenitud de su inicio, la madurez que evidenciaba y confirmaba del gran pintor.

Desde esta su primera muestra, aparece plenamente.................

Con la certeza que "decir" en arte es "sugerir". Su apoyo en el mundo real, en aquella primera exposición para dar soporte a un mundo de sentimientos que ofrecía a través de experimentos plásticos puros de pintura-pintura: colores, materia, composiciones de dibujos; nada de anécdotas. Hay estudio, una manera de realizar las cosas, una manera de verlas: hay un mundo propio. Rossend Boixareu pinta una representación no imitativa de la realidad: esquemática, interpreta, descompone para después recompondrá a través de un cristal personal que modifica las formas, los colores, las líneas, los conjuntos, transforma la realidad de una tendencia geométrica. No es otra cosa que la transformación personal de la realidad. Sus cuadros son el resultado de esta intuición, de este sentimiento.

Sobre la base de una forma, de una manera de entender el contenido y el tratamiento de la materia plástica, los elementos figurativos experimentan en sus cuadros una fluctuación que en su trayectoria posterior le llevaran a acostarse a las fronteras de lo abstracto que es informal.

Aún recuerda, con agradecimiento, la crítica que le hizo L. Sánchez, escritor local de La Pobla. Se decidió a ser pintor, renunció a encontrar un trabajo. Desde aquel momento su vida esta liberada totalmente a la pintura. Lo más decisivo de su existencia, ahora, es la pintura; y es por este motivo que se dedica absolutamente al trabajo ininterrumpido  i consagrando su vida este trabajo indudablemente vocacional.

Pero hay momentos indecisos en esta honesta lucha por la consolidación de un estilo personal.

En esta etapa intermedia entre dos exposiciones individuales nada y de Francesc Roca fue fundamental. "Cuando se lucha contra el sentido común que te llama porque veas el horizonte oscuro de la dedicación al arte y a la fuerza interna vocacional que te llama "adelante", la fuerza de los que te rodean es básico para no recaer."

En esta etapa intermedia entre dos exposiciones individuales se da un cambio hacia su pintura que casi no transcendió de las paredes de su estudio, pero que fue........ de su lucha estética.

Su pintura revela una calculada parquedad en sus signos definidos. El mundo pictórico es deliberadamente elemental, esquemático.

Su dominio  de la técnica es cada vez más grande, y ahora la aplica a dar expresión personal a aquello que le envuelve: el paisaje del Pallars.

Las tendencias gratuitas, a las cuales solo guía el simple afán de originalidad, acostumbramos a ser efímeros si no llevamos el toque de genialidad, y como la genialidad es materia poco propicia al aprendizaje y al encuentro casual, se interesa a asimilar los secretos clásicos  de un oficio substancialmente invariable, para construir sobre la base buena del edificio de su personalidad artística.

 

6. SEGUNDA EXPOSICIÓN INDIVIDUAL.

 

La segunda exposición también fue a la Sala "Comú de Particulars"  de La Pobla de Segur. Fue abierta del 12 al 19 de abril. Había pasado un año. En esta exposición no hubo cambios sino una evolución en su trayectoria pictórica. La evolución es muy perceptible, ya que en su quehacer callado del estudio ha conseguido expresar su visión del mundo con elementos puramente y en exclusiva plásticos: color y materia. La visión de Rossend Boixareu se  profundizo: los elementos con que se expresa, son los mismos, aunque predomina más el paisaje, pero comunica más, está más lleno de sugerencias y significados de todo aprehensibles sino simplemente acertados.

En esta segunda exposición individual se ha escapado del oficio bien aprendido, y ha entrado en el ámbito del arte. Las formas concretan, se aproximan, pero no llegan a ser formas naturales, la impresión del diseño, la esquematización de los planos, la libertad de los perfiles i de las formas; se ven la concreta captación de formas combinadas harmoniosamente.

Su pintura es ya de gran calidad. Se apoya en el paisaje de los bellos pueblos del Pallars, pero no en un arte de imitación, sino de creación. Posee una paleta coloreada en materias. Es afortunado en el juego de luces y sombras. En cuadros vemos ahora este mundo de instinto en el cual las formas expresan un estado de fluida impresión, pero de inequívoca realidad. Se aprovecha en ellos el margen del acierto y misterio que envuelve, se penetra mejor en la verdad oculta, en las fronteras

de la sombra, donde los claros y los oscuros llevan una coexistencia. Es muy rico i matizado, es el elemento principal de cada cuadro. La segunda exposición fue aun mejor que la anterior.

 

7. LA PINTURA COMO PROFESIÓN

 

A partir de ahora, Rossend Boixareu se ata al áspero estudio  

Para ir recomponiendo su obra, cada vez más numerosa, admirada y colecciona interesantes para sus cuadros.

Dedica todo su esfuerzo a realizar su obra profunda todas las posibilidades estéticas. Fiel con el mismo ningún elemento de contaminación con cualquier aspecto de moda efímero,  centrarse en su personal lenguaje plástico.

La búsqueda es continua. Cuando se pone a pintar no sabe lo que hará, las cosas que representara ni el color que utilizará. Todo  sintiendo a través de muchas sesiones, ahora haciendo, ahora rehaciendo. Cada cual un conjunto de posibilidades que va resolviendo sin buscar mensajes, solamente busca sentimientos, belleza, sensibilidad.....

En esta época predominantemente gráfica en la cual las imágenes nos bombardean desde el cine, la televisión, las paredes, las imágenes claras y sencillas que reflectan los objetos excepcionalmente y esquemáticamente sin llegar a lo abstracto; de esta manera se da prioridad al color,  sin dejar la forma, un diálogo entre el cuadro y el espectador, entre el público y la obra allí plasmada. Busca que el color tenga una carga emocional por el mismo, sin que se relacione íntimamente con el objeto. Busca una sinfonía visual a través de su armonía o de su violencia.

De los colores, le gustan los fuertes, los calientes. "La vida de un cuadro sólo se logra con colores fuertes: los rojos, los amarillos, los naranjas....".

No le gustan los colores grises ni oscuros. Rossend Boixareu se ha dado cuenta que vale más la dedicación de largos esfuerzos inclinados a construirse una personalidad que el encuentro de un camino inexplorado, es decir, una manera de hacer original, o nueva.

Los años consagrados a la pintura le confiere en una personalidad, una madurez, un estilo y una técnica tan rica i depurada y a la vez, tan llena de sensibilidad y elegancia que con absoluta justicia puede considerarse como un auténtico maestro.

Está terminando una etapa y por esto entra en el sosiego que produce cualquier cambio,  cuando esta a gusto y se siente realizado con aquello que pinta, pero quiere hacer otras cosas que intuye pero que no acaba de concretarse.

Hombre de su tiempo, ha sabido conjugar, con en cierto síntesis, los valores estéticos tradicionales con las frescas aportaciones estilísticas de más avanzada tendencia, por las cuales el arte ha ido discurriendo. Consigue dar en sus obras un inconfundible sello de modernidad y personalidad. La esencia de su arte radica en el color y la forma, elementos con  los cuales recrea las formas reales. Su única afición intelectual ha sido dibujar y pintar, se ha convertido en un joven maestro de la pintura del Pallars, llamado a ocupar los lugares primeros que irán dejando M. Villà, E. Porta y Serra Santa que nacieron a principios de este siglo.

Rossend Boixareu es uno de los pintores "pallaresos" que se esfuerza a traslucir más su comarca a su obra. Es un pintor que siente y estima su tierra. Cada uno de sus cuadros es un trozo inmortalizado de los bellos paisajes pallaresos. Si Dios creo, él recrea la seducción de estos rincones del Pallars.

Ha puesto todo su esfuerzo a realizar su obra, profundizando en todas las posibilidades estéticas con su personal lenguaje plástico.

Si el arte es la expresión viva y cambiante del espíritu creativo del hombre a través de la historia, y como tal, comporta un reflejo, de esta manera la obra de un artista a lo largo de un tiempo, quedará de alguna manera marcada y determinada por las corrientes del arte de su época porque ha conocido el lugar donde ha vivido.

La obra de Rossend Boixareu, pintor aún muy joven hasta ahora, es una obra que comprende solamente contemplarse con perspectiva suficiente, aún que hay la incógnita de los años futuros.

Su pintura tiende hacia una academicismo con gradaciones de modernidad y variedad de influencias impresionantes, lejos del surrealismo, de "dau-al-Set", de Tàpies, Cuixart aún que le guste este surrealismo de tipo mágico.

 

8. HACIA NUEVOS CAMINOS.

 

En sus obras parece apuntarse un figurativismo, en el cual empieza a florecer un punto de expresionismo,  toma carta de naturaleza en su paisaje cubista.

La basta obra de Picasso ha cerrado prácticamente todos los fines al punto que, de cerca o de lejos, casi toda la pintura llega a tener algún punto de contacto con alguna de las facetas de este genial y multiforme pintor. Esta el  repto "alguna cosa" nueva después de dominar la técnica, sin ser formalista y sin unirse en eclosión de el arte abstracto, por la moda o por el esquema de un encuentro genial, ni que experimenta la demanda de este tipo de pintura coleccionista influenciados por los marchantes y los críticos que abusan y se aprovechan de la ignorancia, hoy general, en la pintura. Rossend Boixareu quiere ser un pintor honesto y seguir su camino sin la tentación de las modas o de lo acrílico. Rossend Boixareu representa efervescencia modernizando o renovadora, pero no se identifica totalmente con estas corrientes experimentales, sino que transmite ni más de encontrar un camino nuevo i "original", ya que falta conceptos tradicionales y mira con cierto recelo el uso de técnicas materiales, excepto el óleo y la tierra, que podrían pasar por extravagantes.

Siente inseguridad y confusión delante de aquel alud de noticias y conceptos que muchas veces no son ni estéticas, ni bellas.

Conoce la habilidosa manipulación a escala internacional de marchantes de arte que crean la oferta y la demanda, haciendo que se convierta en comercio.

Intuye que un valor absoluto es el rigor en el trabajo y la sinceridad, que originan la honestidad estética de la obra por un mismo que se tiene que transformar en creador i crítico. Desde el siglo XIX, con el Romanticismo, se va hacia el individualismo estético: donde se impone sus propias normas en libertad, de donde  viene su propia  crítica. Nadie se engaña a uno mismo el mismo con sus propios decorados de cartón-piedra.

Aún que ha tocado el acuarela y las tintas, aquello que más le place es el óleo.

Es un buen bodegonista, a pesar que reconoce que el bodegón es el recurso del artista pobre de ideas y que hace falta utilizar el tema como equilibrio.

Es igualmente hábil para la figura y para el retrato. En su primera época pintaba con frecuencia flores, pero con aquello que más disfrutaba es sobretodo con el paisaje de los pueblos del "Pallars": La Pobla de Segur, Erinya, Sossis, Aramunt , Pont de Claverol, Sant Martí, Pessonada, Serradell, Collegats...

El color y la composición tienen altar en su pintura. Paisaje-color-composición son los atributos que pueden servir de síntesis y denominador común de su personalidad artística.

Sus inquietudes artísticas chocan con la gris atonía de la vida rural, a pesar que La Pobla de Segur es el pueblo que tiene más pintores por metro cuadrado. No hay nada de extraordinario que encuentre en su vida personal. Su carácter afable, bondadoso, modesto y nada de ambicioso le ha proporcionado una buena y amplia clientela.

Tiene una cuarentena de años y puede evolucionar aún muchísimo, pero hay una cosa segura: la verdadera vocación esta salvada, seguirá pintando mientras viva.

Últimamente ha expuesto a las dos exposiciones "pro Pinacoteca Municipal de Tremp", con mucho éxito.

Hasta en Tremp, pueblo poco aficionado por el arte pictórico, se han admirado de sus obras. Copiaré algunas de las frases que le dedique con motivo de la primera exposición "pro" Pinacoteca Municipal en un catálogo que publique y que se utilizo como una propaganda:

 

"Sobre la tela blanca, acostumbra hacer un boceto con pintura roja y luego lo colora con óleo y materia, generalmente tierra. El cuadro lo finaliza después de muchas sesiones. Hay cuadros, como el que hay en la Pinacoteca Municipal que los ha trabajado tres años. Se siente orgulloso de ser un trabajador de la pintura. Su pintura es honesta con el esfuerzo continuo que es la base de su intención. La pintura es integra, vigorosa... Juega con la combinación de colores calientes en la composición de los primeros planos y con los colores (azules y verdes) en las partes difuminadas del fondo, creando la profundidad de campo y la perspectiva aérea con gran profesionalidad  técnica.".

 

 "No busca composiciones complicadas, si no un equilibrio de formas horizontales y verticales, la forma de la cruz, usa la forma diagonal.

"No es una pintura fotográfica, pero si realista. En una época, los paisajes tenues, en primer planos, unos árboles, hechos con una reja de pintura y tierra que salen de la tierra, de esta manera la forma-volumen de sus tramos en la tela. Estos árboles tienen gran fuerza plástica, ya que dan la sensación que salen del cuadro.

"En una segunda época, por decirlo de alguna manera, estos árboles que salen del primer plano pasan al fondo o al lado, convertidos ahora en bosque. Centra la tierra en las casas, y pone como fondo la sierra, señalando barrancos, congostos y cuellos. Hay una tendencia cubista en los cuadros, salen casas, sin extremos de este movimiento pictórico.

"Estamos delante de un pintor, terminaba, con un magnífico futuro.".

 

 

----------------------

 

(1) El jueves, 25 de agosto, murió, a los 87 años, el pintor Miquel Villà i Bassols, sin lugar a dudas el pintor más importante del Pallars, nació en Barcelona, pero vinculado a La Pobla de Segur. Miquel Villà no es solamente el mejor pintor del Pallars sino una de las figuras fundamentales del arte català. En 1985 la Generalitat le otorgó la Cruz de Sant Jordi.

(2) Desde aquí quiero expresar mi gran admiración entorno a este artista y persona bondadosa que fue el pintor M. Villà, y de "Artistes Pallaresos",  al  Comú y al ayuntamiento de La Pobla de Segur que realicen un homenaje póstumo dedicándole una calle (Sol de Boix) y poniendo una placa al Hostal Comabella donde veraneaba desde hacia tantos años.